Delegación fundada el 3 de Abril de 2003

.
Historia IIEE
Fundamentos IIEE Chile
Contacto
.
 
 
.
.
UFOLOGÍA
.
EL UNIVERSO MISTICO
.
El filósofo Jordi Pigen proclama que el Universo es inmaterial, mental y espiritual y añade tras una pregunta: “el universo no lo forman cosas, sino relaciones; es un océano de relaciones, vibrátil, esporádicamente manifestado en cosas, en átomos, como en el océano de las olas.
.
.
Personalmente añadiría otro adjetivo y diría, el universo, además de todo eso: el Universo es un “torrente de vibraciones místicas”, que se expanden de principio a fin, llegando a cada rincón de la última galaxia, impregnándolo todo de energías “inteligentes, de distinto grado y magnitud”. El universo, por tanto, seria “místico”.

Todos aquellos temas considerados “indefinidos, inexplicables o sujetos a libre interpretación, tratamos de evaluarlo valiéndonos de referencia a falta de pruebas empíricas que no pueden ser explicada su razón de ser, sean estas referencias visuales, orales, escritas o simplemente intuitivas.

El fenómeno Ovni, no ha carecido de ninguna de estas referencias, no es necesario hacer mención a las múltiples hipótesis, conjeturas o simplemente elucubraciones, todo absolutamente tiene cabida en el saco de lo posible, saco, cada vez más repleto que utilizamos unos y otros para conformar nuestras expectativas.
.
.
Lo cierto es que habremos de hacer un ejercicio de imaginación muy profundo si queremos acercarnos a crear una posibilidad “original” que, a la postre, solo obtendremos una más que hará aumentar el volumen de ese saco al que nos referíamos.

Todo lo expuesto me permite plantear este posiblemente, “descabellado trabajo”. ¿Porque hablo de un universo místico?, porque pienso que en esta pequeña e insignificante burbuja en la que habitamos así parece manifestarse. Muchas de estas son mentadas manifestaciones, parecen indicar que también nuestro planeta ha estado regido desde siempre por un principio “místico”.

El sentido dual de todo lo que existe debe hacerse extensible -creo- conceptual mente de forma expresa al universo. No me cabe duda alguna sobre la existencia de Objetos Volantes no Identificados, muchos de los cuales han sido observados a poca distancia, con la corroboración de los testigos de su apariencia sólida, presentando una estructura firme, en muchos casos con definiciones de detalles muy precisos. Pero también se han presenciado manifestaciones luminosas increíbles, torrentes de luz y color que aparecen y desaparecen a la velocidad del pensamiento, cambiando de lugar casi instantáneamente y que en muchas ocasiones provocaron en el testigo un impacto psicológico que no pudieron superar en mucho tiempo, y que cambiaron su modo de pensar y de vivir.
.
El "ovni lumínico de los Pirineos" visto desde Guipúzcoa. – año 1974
.
Curiosamente, las manifestaciones luminosas en los cielos y también en la tierra han estado presentes, desde el principio de los tiempos. Los fenómenos lumínicos en cantidad y variedad han ayudado a la civilización humana a su propia evolución por medio de personajes que vivieron durante un momento de sus vidas una aparición luminosa que le confiaron la “responsabilidad” de crear una religión o de imponer un orden que hasta ese momento no existía. Moisés, bajo del Monte Sinai con el rostro resplandeciente en actitud de extremo éntasis extraordinariamente místico con leyes concretas dictada por el propio “Dios”. Jesucristo se apareció en espíritu resplandeciente después de muerto. Buda tuvo una revelación cuando meditaba, se le representa con una llama sobre su cabeza. Y otros muchos que en menor o mayor proporción -como veremos- vivieron manifestaciones que ayudaron a fomentar nuevas ideas que despertaron la conciencia individual y colectiva del hombre.

Existen otros fenómenos que habiendo sido relacionados con el fenómeno Ovni “tradicional” prefiero ubicar lo en esa otra manifestación de la “mística desconcertante” aunque consciente de la relación intrínseca con el mismo, hablo de las Apariciones Marianas. Globos de luz que se trasladan por el aire, burbujas inmateriales con asombrosas e incomprensibles capacidades, seres luminosos desdibujados que parecen viajar en el núcleo de esas fluctuaciones de luz y color, llevando consigo el mensaje místico-religioso de ser ésos, paz y amor, en general salvo alguna excepción, solo visibles para aquellos a los que han sido elegidos para percibir su presencia, normalmente niños.

Estas visiones se producen de tanto en tanto, marcando los tiempos para recordarnos el sentido de los mensajes, he intentado abrir nuestras mentes con objeto de prepararlas para otros eventos más subliminales dándonos a entender, que hay algo que nos une o nos unió y que debemos desarrollarlo para poder comprender, porque ese algo transciende nuestro concepto de la vida y la muerte.

Quizás un día seamos como ellos” partículas luminosas” con capacidad para pulular por cualquier lugar del universo para transmitir el mensaje conveniente en cada lugar siempre conciliador.

Tampoco debemos olvidar, algunas de las experiencias vividas por algunos de nosotros, pobres e incultos “mortales” en lo que, la aparición de varias luces violáceas en un momento determinado, estas, han transmitido algo que el testigo desconocía pero que acaba materializándose poco después.
Tal vez, esas “partículas místicas” universales subyacen en lo más recóndito de nuestro ser. Quizás hallamos de pasar por muchas vicisitudes ahora y después para poder convertirnos en esos otros “Ovnis-luminosos” que nos causan tanto asombro, como bienestar y esperanza.

Ineludiblemente, hemos de hablar apoyándonos en las referencias de que disponemos, las cuales, han sido y continuarán siéndolo discutidas y también debatidas, lo cual -creo- es positivo. Así, podemos leer en el libro más esotérico que nos ha llegado de los Cátaros, La Cena Secreta, un curioso pasaje sobre el fin de los tiempos:

“Yo Juan que soy vuestro hermano y que tengo parte en la tribulación por tener parte también en el reino de los cielos, cuando reposé en el pecho de Nuestro Señor Jesucristo (…) le pregunté... sobre el día del Juicio ¿Cuál será el signo la tu venida? Me respondió: “Será cuando el número de justos de la tierra sea llenado completamente con el número de los justos caídos del cielo.

¿A quiénes se refiere la alusión a los justos que habrán de caer del cielo?... la mención y separación explicita sobre los j ustos terrestres y los justos celestes, nos hacen pensar en “justos” todos, pero distintos entre sí, tal vez se refiera a esos humanoides que se hacen presentes a los seres de “aquí” que, bajando de los cielos transmiten tantas emociones y sentimientos, alterando todas las partes más sensibles de nuestro ser más profundo, llenándonos de dudas sobre nuestra propia procedencia y también inquietud en cuanto a la auténtica naturaleza del ser humano.
También hemos de reconocer, que en ocasiones han causado terror por esa “otra” apariencia maleficia que presentaba dando razón al sentido dual que impera por doquier.

Se conocen episodios que avalan la idea de que estos “seres” poseen capacidades que nos son conocidos, por haber sido estudiados y explicados por los especialistas, como la transmisión de pensamiento, lo que podríamos llamar un acto de telepatía inducida. Pero otros hechos son más inexplicables, por ejemplo, conseguir que una escopeta que pretende dispararles quede instantáneamente encasquillada o no funcione por razones desconocidas e inexplicables. Recuerdo el caso en un labriego que quedó paralizado al igual que su borrico, tras el paso de un objeto luminoso cerca de donde se encontraban, y, así quedaron durante horas hasta que la familia preocupada fue a buscarlo sacándolo de su “trance” también al asno le volvió la normalidad en ese momento.

El doctor Shepley Part, refiere que, en el curso de una marcha nocturna, por una zona del África Occidental, aun cuando el guía ignoraba a qué distancia se estaba del poblado hacia el cual se dirigía la caravana, había sido precedida por una especie de globo luminoso, semejante a una linterna, pero que no parecía ser sostenida en el aire por nadie. Cuando alguien intentaba acercarse la luz se esquivaba. Siguió así el sendero, al frente de la columna, durante algunas millas, y desapareció en el límite del poblado.
Los negros explicaron al doctor que era un “doble”, (es decir, un fantasma), enviado para servir de guía a la caravana.

Es muy complicado el poder evaluar todo aquello que envuelve al fenómeno y mucho más pretender cubicarlo en un lugar u otro, así como su procedencia o su naturaleza real. Me viene a la memoria una metáfora referida por Chritmas Humphey, (Le Bouddhisme):

”En otros tiempos hubo un rajá que hizo buscar a todos los ciegos de su capital. Cuando los tuvo ordenó que trajera un elefante y, sin decirles lo que era, les pidió a los ciegos que lo palpasen.
Unos tocaron la cabeza del elefante, otros la oreja y los demás un colmillo o la cola... como el rajá les preguntase que era aquello que tocaban, uno de los ciegos respondió que era un bote grande, otro que era una criba, y los otros dijeron que una reja de arado, que una escoba... cada uno suponía que era aquella parte que él había tocado del elefante, con lo que el rajá se divirtió extraordinariamente.
“Los filósofos de que me habláis -añadió Buda- son exactamente esos ciegos que no saben nada de la verdad. Sin embargo, esto no les impide asegurar que una cosa sea así o de otra manera. Creo sinceramente que, todos los que nos hemos ocupado por el tema de los Ovni, también participemos de esa ceguera a la que alude Buda en su metáfora, hemos de admitirlo, desde hace mucho tiempo los investigadores, hemos ido dando “palos de ciego”, aunque algunos hemos intentado tener mucho cuidado de donde aplicábamos esos “palos” que pensábamos no era tan de ciego.

El hecho de no haber buscado nunca estímulos lucrativos nos ha dado cierta ventaja, en cuanto al beneficio de la honestidad, otra cosa es el estar herrado o no en algunos de nuestros planteamientos.

Las ciencias actuales nos sorprenden a menudo con descubrimientos insólitos sobre el descubrimiento de nuevos planetas con posibilidades de albergar vida. El astrofísico Gillem Anglada, descubridor del planeta que llamaron “Próximo Centauri b” que órbita alrededor de la estrella más próxima a la Tierra descubierta hace un siglo, en la constelación de Centauro, una estrella enana roja que dista de nosotros 4,22 años luz.
Guillen cree que la Tierra se agota, si no marchamos, moriremos con ella, porque no podría dar vida a los casi 10.000 millones de seres que cobija el planeta.

Es posible que otras civilizaciones se hayan encontrado en una situación mucho más apurada de la que nos hallamos nosotros, y quizás emigraron a otro lugar tan lejano del suyo como sus adelantos técnicos les permitían.
Pero no debemos descartar otras formas de existencia, una naturaleza distinta con capacidades ignoradas por nosotros y que formarían parte de esa “sustancia” a la que llamo Universo místico.

Existen centenares de inquietantes relatos que podría calificarse como Estados místicos” que no son distintos de las apariencias de las Apariciones Marianas, unos cuando están bajo una situación límite, abocados a la “muerte” o coma profundo, pero es posible que, para esos seres, las mismas situaciones puedan adoptarla con naturalidad, como una idiosincrasia implícita en su propia naturaleza.

Surgen al respecto un sin fin de preguntas para las que no hallamos respuestas más allá de hipótesis o explicaciones seudocientíficas que nada aclaran.
.
En el libro de Salo W. Goshen, La Muerte Liberación del Hombre, relata una serie de casos muy detallados y explicados por los propios testigos que parecen indicar que “ALGO” sucede tras la aniquilación de la materia física. Como es obvio, solo estando muerto y volver a la vida, estas experiencias pueden ser contadas. Tras la muerte “definitiva” se producen en muchas ocasiones, la aparición de espíritus, fantasmas o como queramos llamarles, algunos de los cuales dejan huellas físicas que han sido fotografiadas y contempladas por muchos.

Un hombre de ochenta y seis años que sufriera un ataque de corazón, vio a su madre y al niño Jesús que venía a buscarle. Comenzó a hablar y se levantó. No aprecia darse cuenta de que hubiera alguien más en la habitación. Hablaba con su madre (muerta) como si la tuviese frente a él, dijo:
-Jesús no me dejes, ya voy.
“-Cerró los ojos y pareció dormido, luego habló de nuevo.
“- Te veo... Ya voy... volvió la mirada a alguien.
“- Madre estoy aquí.
“- Después se quedó dormido y murió veinticuatro horas después.
.
Es cierto que estas situaciones han sido “aclaradas” por los médicos de muchas formas distintas, y es posible que todas tengan algo de cierto, pero ¿No es sorprendente que la mayoría viven la misma experiencia de ver a sus parientes fallecidos, las causas parecen estar claras? Pero los efectos no tanto. Todo parece tener explicación, lo cual no indica que estas sean las correctas, para mí, ni son correctas ni satisfactorias.

En 1860 un ser misterioso se materializó en la habitación de Llevellyn Druy en Cincinnati, entregándole un manuscrito con 452 páginas, titulado Etidorhpa, con la recomendación de no ser publicado hasta pasado 30 años, en la que se narra un extraordinario viaje al centro de la tierra hueca
.
En 1882, el dentista neoyorquino John Ballon, le fue dictado por un ángel, en sesiones de media hora la insólita Biblia de 890 páginas, Oaspe que recoge aspectos científicos, así como la historia y estructura del universo, los mundos etéricos y atmosféricos, las astronaves espaciales y la historia de los últimos 73.000 años del planeta.

Cabe preguntarse, si estos seres angelicales y los aparecidos de las personas fallecidas, a los humanos están en posesión de un grado de naturaleza afín, si así fuese habríamos de plantearnos una serie de cuestiones de importancia vital para nuestro” futuro”, ya que nuestros conceptos generales no servirían para nada.

Reitero que me refiero a un tipo concreto de situación y comportamiento del fenómeno. No obstante, queda por considerar la posible vinculación entre los objetos “reales”, sólidos, materiales sin lugar duda, y esas luces, errantes, esas maravillas lumínicas que desbordan cualquier expectativa, “soles viajeros” que evolucionan con un cierto carácter de inteligencia, también cabe la posibilidad de que estas “perlas celestes” no sean independientes, sino que son dirigidas desde otro lugar.
.
(...Ya una nueva raza está siendo enviada desde los cielos)”.
(Virgilio)

Los libros sagrados de diferentes culturas, nos hablan de seres extraordinarios denominados de distintas maneras, pero con un sentido idéntico; ángeles, querubines, seres de luz, mensajeros etc.
algunas experiencias no dan una idea de las misiones que les era encomendada, sino atribuida.

El Mahabharata dice:
-Cuando un Kshatrya ayuda a un Brahmán su vida es bendecida por los moradores -de los cielos.
-Se escuchó una voz del cielo que proclamaba.
-Se presentó un Brahmán, su silueta era resplandeciente como oro fundido.
-Parecía como si los rayos hubieran descendido sobre el pico de la montaña.

Del Ramayana
-Los mortales presentan un aspecto inmejorable.
-Los dioses comenzaron a adornar sus carros aéreos.
-El Sol se quedó paralizado en su carroza. Nadie advirtió este misterio. Al final el -Sol reanudó su camino.

Apocrifos
-Apareciose el ángel de Yahvé en una llama de fuego en medio de la zarza.
-(Exodo, Cap, 3, vers. 2 AL 5)
-Ezequiel vio al ángel de Yahvé que estaba entre la tierra y el cielo.
(De Las Crónicas, 24, 10, 22)
-Y miré y he aquí la imagen que parecía un hombre; desde la cintura a los pies era de fuego, y desde la cintura arriba como una luz resplandeciente, como bronce que brilla
-(Ezequiel, 2-10-12-18)

Las referencias serias interminables y sobre estas se ha escrito, y debatido, en cuanto a la credibilidad, no es -para mí- distinta de la que podrán tener algunos acontecimientos que vivimos hoy, dentro de dos o tres mil años. ¿Podemos pensar que será creíble cualquier acontecimiento para unas mentes de aquí a esos miles de años? Seguro que no, y a pesar de ello han ocurrido.

Más cercano en el tiempo, han ocurrido sucesos de corte parecido, vividas por personajes dignos de crédito, un ejemplo lo relata el que fuera primer presidente de los Estados Unidos, George Washington, quien aseguró haber tenido la aparición en su dormitorio de una dama de aspecto angelical que le predijo el futuro.

Emanuel Swedenborg, que vivió entre 1688 y 1772, adquirió reconocimiento y fama, sus escritos, sobre anatomía, fisiología y psicología, fueron muy importantes, pero en un periodo de su vida sufrió una crisis religiosa y comenzó a hablar de experiencias que había tenido más allá de la muerte.
Afirmaba haber pasado por las primeras etapas de la muerte. Durante la experiencia se encuentra con seres a los que identifica con ángeles los cuales le pregunta si está preparado para morir. Y expresa Swedenborg; los espíritus conversan entre sí mediante un lenguaje universal..., todo hombre nada más morir, conoce ese lenguaje..., que es propio a su espíritu.
Lo que le dice un espíritu a un hombre se oye igual que lo que dice un hombre a otro hombre. Pero no es oído por los otros que están allí, sino por él sólo; la razón es que lo que dice el ángel fluye primero al pensamiento del hombre.
Podemos hallar situaciones similares en el fenómeno Ovni, tanto sonoros como visuales, en que, habiendo varios testigos, solo uno ha visto u oído lo que estaba sucediendo, siendo invisible para los otros.

Compendium of The Theological and Spiritual Writings of Enmanuel Swedenborg)

Raymond Moody, en su libro “Vida después de la vida”, relata una serie de vivencias de personas que estuvieron “más allá de la vida”, en la que se hallaron con un ser luminoso del cual emana un resplandor sobrenatural, una luminosidad semitransparente indescriptible.
.
En tales casos, cada persona identifica la aparición según sus propias creencias religiosas o sus postulados preconcebidos. En muchas ocasiones, la aparición se comunica con la persona indicándole lo que debe de hacer.

Una profesora de treinta y ocho años, que había sido operada de tiroides, vivió una experiencia extrema cuando estaba recuperándose de dicha operación. Primero vio un fogonazo y luego vio a su padre y a su marido, John, los cuales habían fallecido. Le aseguraron que se uniría a ellos y sería muy feliz, pidió que la dejaran sola con ellos, declaró que en aquel momento sintió una paz y felicidad infinita. La mujer finalmente se recuperó, pero dijo haber perdido cualquier temor a la muerte.

Otras experiencias narran visiones más prosaicas y curiosas, tal es el caso de un lechero irlandés aquejado de espasmos cerebrales.
La enfermera explica: De repente se le iluminó el rostro, (misticismo) y dijo:
Usted sabe estas cosas maravillosas que hacen hoy, todos esos Sputniks y cohetes que hay ahí arriba.
.
Me miró y continuó
Estuve ahí arriba y no me dejaron entrar.
Parecía muy feliz. Con aquella luz estaba como en trance. Resultó muy extraño.

Un campesino hindú de cuarenta años padecía una enfermedad hepática, dijo a su médico que se sentía como volando hacia arriba, hacia otro mundo en el que había dioses sentados que le llamaban, el hombre quería ir con ellos, los parientes trataron de quitarle aquella idea, pero el enfermo dijo que se sentía muy feliz con aquellos dioses y que deseaba ir con ellos. Al poco entró en coma profundo y murió.

Algo debe haber “innato” en el ser humano, para poder acceder a estas experiencias manifestada a cada ser de forma que afecta a sus más íntimos sentimientos, la mayoría de personas que pasan por este trance adopta una apariencia “mística” que refleja en su rostro, todo parece formar parte de un programa universal.

Joan Anton Catará divulgador astronómico en una entrevista que le hace Víctor M. Amela, en la contraportada del periódico La Vanguardia; expresa a algunas preguntas formuladas: Cada célula, cada átomo de tu ser surgió de la fusión del núcleo de una estrella.

La materia del universo es solo el 1% del cosmos todo lo demás es materia oscura, no sabemos nada... solo deducimos que infla el universo aceleradamente como un globo, expandiéndolo.

Una lección de realidad y humildad. Por tanto, ¿Cómo podemos aseverar nada sobre el universo y sus desconocidas peculiaridades si los más reputados especialistas admiten no saber nada sobre el 99% del mismo?
Aun teniendo solo presente ese 1% más conocido, algunos especialistas están seguros de que en el universo pulula la vida por doquier, pero, ¿A qué forma de vida se refieren? A buen seguro que a aquella que intuyen, pero, ¿Solo existe esa? No lo sabemos nadie lo sabe, por lo tanto, quedémonos con las referencias de que disponemos, y especialmente con las pruebas plasmadas sobre materiales sensibles, con los programas avalados y presentados por científicos sobre esos aparatos que circulan libremente por todos los cielos del planeta, y desde el principio de los tiempos, más allá de la teoría de la panspermia, que hizo cierta fortuna en su tiempo.

Observemos nuestra correspondencia con el universo, que parte de nuestra verdadera e in triseca naturaleza se fusionará un día con la que presente su afinidad en el espacio.

Como es arriba es abajo, dice un axioma hermético; la capacidad “fenoménica” que el ser humano puede desarrollar, tanto visibles como invisibles no parece poder compararse con los de continuo nos ofrecen los cielos, estoy convencido de que de entre toso ellos el de los No Identificados, sea el de más fácil comprensión. Así y todo, ya veis como nos va...
.
Sobre el autor: Juan Díaz Montes
..
.

.
 
El IIEE de Chile no se responsabiliza ni comparte necesariamente la opinión de todos sus colaboradores en los escritos publicados.
IEE Delegación Chilena © 2003 - 2008. Todos los derechos reservados.